martes, 30 de diciembre de 2008

El Primer Año Nuevo

Les dejo un cuentito, es un poco largo tal vez para un blog, pero como trata de cierto modo sobre año nuevo, me pareció copado publicarlo ahora.


El calor de diciembre era sofocante. En la estación de ómnibus de Retiro, Ricardo, acompañado por su padre, esperaba el anuncio de la partida del micro que lo reencontraría con su hermano Beto. Tenía muchas ganas de fumar, pero, aunque su padre conocía el recién incorporado vicio, no le permitía hacerlo en su presencia.

El viaje que le esperaba era largo- catorce horas sin parar-, sin dudas lo mataría, además había algo que preocupaba a Ricardo: catorce horas sentado, cenando, compartiendo y durmiendo con alguien que no conocía. Era la primera vez que viajaba solo a Neuquén desde que su hermano mayor se había mudado a la ciudad del sur un año atrás. La única vez que había podido ir a verlo viajó con su padre.

Sin embargo, esta vez iba solo, lo que representaba en aquel joven de dieciséis años un importante paso a la adultez. Tenía una pequeña cantidad de dinero con la que debía vivir las dos semanas de estadía. Como Beto trabajaba, Ricardo estaba obligado a ayudarlo con las tareas del hogar y, si quería pasear por la tarde, debía hacerlo solo. Pero lo más fuerte del caso, lo que más enorgullecía a Ricardo es que él había decidido no pasar Año Nuevo con sus padres, sino con su querido hermano mayor, y su decisión fue aceptada sin dudas por los padres.

El ómnibus llegó a la plataforma 33, anunciaba 20.00hs destino final: Zapala. Ricardo cargó el bolso en el maletero y subió. Se ubicó en su asiento (número 18 del lado del pasillo). Entonces recordó que, cuando compraron el pasaje, la vendedora comentó que la última ventanilla la habían vendido minutos antes. Sacó de su desvencijada mochila negra con inscripciones de bandas de rock, un walkman, puso un casete de The Ramones, sacó el libro recopilatorio de X-men, se relajó y se dispuso a disfrutar el viaje.

Antes de que el vehículo se pusiera en marcha, mientras leía la tercera pagina, oyó una voz femenina que pedía permiso. Al levantar la mirada, la vida de Ricardo cambió, tal vez para siempre. Se movió y dejó que su compañera se acomodase: era una mujer hermosa, tez blanca, rasgos finos, cabello lacio y negro, unas pocas y rebeldes pecas salpicaban su cara. Al notar que ella era claramente mayor, a Ricardo le dio un poco de vergüenza estar leyendo historietas; se sonrojó un poco. En silencio agradeció a Dios por la compañía de una mujer hermosa.

Pasaron algunas canciones. Ricardo apartaba la vista del cómic para mirar de reojo a su compañera, que leía un libro que parecía no divertirle demasiado. Ella, que había notado las tímidas miradas del muchacho, rompió el hielo con un comentario:

-Ahh, te gusta X-men, ¡qué bueno! A mí me encantan.

Él se sacó los auriculares, sonrió y le dijo:

- Sí, soy fanático. ¡Qué raro que te guste! No conozco muchas chicas que lean cómics, bueno, en realidad, no conozco ninguna.

Ella rió, y le dijo:

- Bueno, ahora ya conociste una. ¿Cómo te llamas?

- Ricardo, ¿y vos?

- Carolina. ¿A dónde vas?

- A Neuquén, a ver a mi hermano. Se mudó a principio de año, porque del trabajo le ofrecieron un traslado, ¿y vos?

- También a Neuquén. Voy a pasar fin de año con mi familia. Yo soy de ahí, pero vine a Buenos Aires a estudiar. Como el último final lo rendí esta mañana, no pude pasar Navidad con ellos, aunque en realidad no soy religiosa, así que no me importó mucho perdérmela.

- Aahh, mirá vos. Che ¿qué estudiás?

- Musicoterapia.

- ¿Y eso con qué se come?, ¿qué es?

- Justamente, es terapia con música. Se trabaja con chicos autistas, pacientes muy enfermos…

- Ahh, ¡que bien la debés de pasar!

- Bueno, che, a mí me gusta. Yo trabajé con pacientes terminales, los acompañé en sus últimos momentos. Es muy triste pensar que mucha gente muere sola en algún hospital.

- Yo no podría jamás hacer algo así, ¿cómo aguantas?

- Es raro, pero es como si la gente en su último momento irradiara un brillo especial y yo los ayudo a que dejen en paz este mundo.

Ricardo estaba sorprendido; ni siquiera sabía de la existencia de este tipo de trabajos. Su único contacto con la muerte fue cuando falleció su perro. Ella notó cierta perturbación en el joven y le dijo:

- Perdoná, te debo estar apabullando con esto, que es muy raro. Decime, ¿cuántos años tenés?

- Dieciséis, ¿y vos?

- Veintiséis, justo diez más que vos.

La asistente del micro interrumpió la conversación para servir una bandeja de plástico con una muy poco elaborada comida. Pero, mientras cenaban, la charla continuó, ella, una vez más, fue quien rompió el hielo:

- ¿Tenés novia, Ricardo?

- No, tenía, hasta hace unos quince días.

- Nooo, ¿qué pasó?

- No tengo idea, simplemente me dejó.

- Bueno, eso es más normal de lo que parece. No te preocupes.

- No, la verdad es que no me preocupo demasiado, pero es raro que me haya dejado sin ninguna explicación.

- ¿Y no se la pediste?

- No, ¿para qué? Ya está, ya fue.

- Estuviste muy bien, muy maduro.

- Es la primera vez en la vida que me dicen maduro, siempre me repiten lo contrario.

- Bueno, no te relacionarás con la gente indicada.

Ricardo se volvió a sonrojar. Él era un chico tímido, no acostumbraba a hablar demasiado, mucho menos con gente que no conocía, pero Carolina era diferente a las demás: era inteligente, culta, graciosa. Claro, que le llevaba diez años de ventaja, pero, de todos modos, él se sintió mucho más cómodo que hablando con una chica de su edad.

Hablaron de música, cine, libros, radio, y encontraron muchas coincidencias, el punk, el rock, La Naranja Mecánica, Star Wars, Lalo Mir, Borges, Bioy Casares, La mitología. Incluso detestaban las mismas cosas: la cumbia, el fútbol, los trajes, la formalidad, los conchetos... Aquel viaje que parecía que sería largo y tedioso se volvió corto y divertido.

Cuando se dieron cuenta amanecía y no habían dormido ni un segundo. El joven pensó fugazmente en besarla, sabía que no tendría chances, pero no fue eso lo que lo detuvo, sino el hecho de estropear el momento, así que prefirió tener ese recuerdo.

Cuando llegaron al puente del río Neuquén, surgió un milagro, un alivio salvador para el joven: el puente estaba cortado por una protesta; efectivos de gendarmería obligaban a parar a los ómnibus al costado de la ruta hasta que terminase la protesta. Eso le dio una hora más a Ricardo. Bajaron, fumaron uno o dos cigarrillos, estiraron las piernas un rato y la asistente los volvió a llamar. Arriba del micro, ella le mostró el boliche al que iba a bailar y en donde seguro estaría en Año Nuevo.

Ya llegaban a destino. El muchacho pensaba a cada metro en pedirle el teléfono o no. La asistente anunció la terminal de Neuquén. Prepararon sus cosas, bajaron del ómnibus. Beto esperaba a Ricardo con los brazos abiertos y una sonrisa emocionada. Se abrazaron, se sonrieron. Cuando se separaron, Ricardo sintió que le tocaban el hombro. Al girar vio que era Carolina, le deseó suerte, le agradeció haber hecho entretenido el viaje, le dio un beso en la mejilla y, sin más, se fue para siempre.

Sirxmotion 30-12-2008



Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

domingo, 21 de diciembre de 2008

dos micros

Dos muy muy cortos sobre el amor, mmm, es largo de explicar y de todos modos no pienso hacerlo. jajaa

-Pá, una pregunta
-Sí, hijito, decime.
-¿Cúanto pesa al amor?
-4 kilos 800, ¿por?
-No, por nada.



-¿Cómo recibiste el amor?
-En una caja verde.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Los Cadillacs Tocando para vos

Anoche fui a ver a Los Fabulosos Cadillacs al estadio. No voy a hacer un análisis objetivo porque mi condición de fan de la banda no me lo permite, así qué contaré como me salga, de hecho, parte de esta nota, proviene de un chat y otra fue escrita anoche, al terminar el recital.

Lo primero que me llamó la atención fue que el tren que tomé desde Retiro a Núñez tiene aire acondicionado y pantallas de televisión (aunque estaban apagadas) y no sólo eso, el boleto mínimo es de 50 centavos, no digo que eso esté mal, pero en el Roca, que los trenes están para atrás, el boleto mínimo es de 65 centavos, o sea, los que vivimos en el sur pagamos más por un servicio peor, lo que me hizo sentir un poco discriminado

Al llegar al estadio, puse mi firma para una campaña de Amnistía Internacional contra la violencia de género. Está muy bueno que en los recitales hagan campañas. Además, dentro había un centro de la campaña nacional contra la rubeola.

Cuando entro a la cancha, veo que el primer soporte es una orquesta compuesta por chicos de escuelas carenciadas de Buenos Aires, todos pibes. Dieron un concierto brillante.

La segunda banda soporte fue Massacre, que, como suelen hacer, dieron un concierto genial, corto y al palo.

Creo q eran cerca de las 21.30 cuando se apagaron las luces y empezaron los Cadillacs.

Vi una banda rejuvenecida, mucho mejor que en el ultimo recital al que había ido.

Empezó muy bien, todos hits, Carmela, Paquito, el aguijón,... Cada canción me llevaba a un momento de mi vida: caminando por la playa con un walkman, en una reunión con amigos, paseando por salta y Tucumán, un bar en Cipolleti, incluso mientras cantaba, recordé cuando, hace 10 años, una mujer hermosa (hoy una gran amiga) me pidió que dejaraa de cantar en un bondi rumbo a Bariloche.

La alegría y la emoción se apoderaban de mí en cada canción.

Lo único malo de la noche fue cuando un tecladista de cumbia se sumó para tocar en una destruida versión de padre nuestro (que era una de mis canciones favoritas) esto me indignó y por suerte no era el único, aunque la mayoría del público alentaba la traición. Yo, de brazos cruzados y sin cantar, me pregunté por qué habían hecho cumbia esa canción, detesto la cumbia, vamos, es una mierda y metida en un concierto de rock, es mucho peor.

Por suerte, al segundo siguiente de finalizada la bazofia, los vientos anunciaban el comienzo de saco azul, instantáneamente olvidé el horror anterior y me dejé llevar, emocionado, por una de las más bellas canciones jamás compuestas.

Antes de que pudiera recuperarme del golpe emocional, comenzaron a tocar Siguiendo la luna, una canción que adquirió nuevo sentido para mí en este año y en el transcurso de la canción, como por obra divina, la luna, llena y brillante, se asomó por la parte de atrás del estadio.

Hubo un breve y correcto homenaje al toto, sin caer en cursilerías.

El desfile de hits continuó hasta el final de un modo casi perfecto, con un segmento al palo y fiestero, con Gitana, Carnaval Toda la Vida y Matador.

Me llamó la atención la escasa cantidad de canciones de los discos "fabulosos calavera" y "la marcha del golazo solitario"

Para el final, en la segunda tanda de bises, la banda dio cátedra de rock y punk, tocando "Guns of Brixton" de The Clash y "Let's Lynch The Landlord" de Dead Kennedys, con dos niños, los hijos de Vicentico y Flavio como integrantes invitados.

Un concierto único y para recordar.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Amor no es un Motivo

Amor no es un Motivo

- Permítame su pasaporte.

- Sí, aquí lo tiene.

- Muy bien, todo en regla. ¿Cuál es su ocupación?

- Comerciante.

- ¿Período de su estadía?

- Dos meses.

- ¿En dónde se va a alojar?

- En un domicilio particular. Aquí tiene la dirección.

- ¿Es usted terrorista?

- No, bueno, si lo fuera...

- ¿Perdón?

- Nada, que no lo soy.

- Ajá. Dígame: ¿motivo de su visita?

- Amor.

- ¿Disculpe?

- Amor, vengo a ver a la mujer amada.

- Ajá, a ver... Señor, amor no es un motivo válido para permitir el ingreso al país.

- ¿Cómo? No lo puedo creer, ¿cómo puede ser que el amor no sea un motivo válido para ingresar al país?

- No, señor, no lo es, aquí tengo la lista de motivos y el amor no figura. No podrá usted pasar, será acompañado por un policía al centro para inmigrantes desde donde será devuelto a su país.

- Es increíble, ¿acaso hay un motivo más válido para hacer cualquier cosa que el amor?

- La ley es la ley, señor. Aquí tiene usted la lista, puede verificar.

- Usted no entiende: ¡la mujer que amo está esperando a pocos metros y usted me dice que no puedo verla!

- No importa quién lo esté esperando, para el Estado sólo importa la ley.

- No lo soporto, no puede ser que el amor, que no es otra cosa sino el motor del mundo, no sea un motivo suficiente para entrar a un país. Claro, si viniera por oscuros negocios no habría problemas.

- Por más que grite no conseguirá nada. Un oficial lo acompañará.

- Espere, espere un momento. Con la mujer amada voy a hacer turismo. Vamos a recorrer juntos el país.

- ¿Dijo usted turismo? Ese sí es un motivo válido.

- Claro, sí, voy a hacer turismo, aunque en realidad mi motivo principal sea el amor, pero eso tiene que servir para que me dejen pasar.

- Claro, turismo es válido, pero ya es tarde, usted dijo amor en primer lugar, el oficial aquí lo va a acompañar.


Sir Xmotion 8.12.08








Y no puedo dejar de oír la gran canción del gran Charly sin recordar la parodia de Todo por dos pesos:

jueves, 27 de noviembre de 2008

El Sueño del Pibe

Como todos los viernes a la noche, Federico preparaba el fuego para el asado en el club. Esa noche cumplía un ritual casi sagrado e inamovible desde hacía ya varios años: futbol y asado, la mezcla no podía fallar.

Federico no jugaba al fútbol, pero era el mejor asador del grupo, así durante los 90 minutos del partido: él preparaba la carne, encendía el fuego, ponía música, tenía todo perfectamente calculado, a las 23:40, cuando terminaba el partido, todo estaba listo.

Conocía a los pibes desde primer grado, incluso a algunos desde mucho antes y por ello, aunque a él no le gustaba el fútbol, nunca faltaba a la cita de los viernes a la noche. Unos cuatro años atrás, con dieciséis de edad, comenzó, mitad para no aburrirse a hacer asado para después del partido, y no falló nunca a su misión, ni siquiera cuando contaba con compañía femenina.

Pero esa noche de octubre, mientras su equipo “Las vacas maulas” jugaba contra “Rayo azul”, un afamado equipo del oeste, el negro Vidal, jugador estrella de "Las vacas" sufrió un desgarro y salió de la cancha; al no contar con suplentes, Tony, el capitán del equipo, le rogó a Federico que jugara; este se negó rotundamente varias veces.

- Dale, aunque sea para hacer bulto, te quedás atrás y listo, pero nos están ganando y con un jugador menos nos van a golear. ¡Por favor!, sólo quedan veinte minutos.

-Está bien, voy a jugar, pero si soy horrible no me jodan.

Federico salió a la cancha, con jean y zapatillas en lugar de cortos y botines; se posicionó atrás como defensor; y pensó: "Bueno, de última barro a alguno y fue".

Pasaron los minutos y el avance de "Rayo azul" era imparable. Dos goles seguidos del contrario bajaron la moral del equipo del sur. En un momento, por accidente, la pelota cayó a los pies de Federico, estaba nervioso, no sabía bien qué hacer.

-Pasála, pasála- le gritaban sus compañeros. Dos jugadores contrarios se le vinieron al humo, casi por instinto Federico los gambeteó, corrió de una punta a la otra de la cancha, esquivando a cuatro o cinco camisetas azules, cerró los ojos y pateó, el grito de gol de sus compañeros fue seguido de abrazos y alabanzas.

Con el saque, Federico recibió la pelota y desde la mitad de la cancha avanzó de una forma imparable para convertir el segundo gol de "Las vacas". El tercero no fue suyo, sino que se la pasó a su gran amigo Santiago, que la metió de cabeza. El cuarto gol, que definió la victoria, lo hizo el mismo Fede con una caño al arquero.

Los viernes siguientes Federico jugaba de nueve y titular indiscutido, la voz corrió por el barrio y los vecinos acudían a verlo jugar, algunos lo comparaban con Maradona, otros decían que era aún mejor y todos coincidían en que debía probarse en un club grande.

Pero a Federico no le gustaba el fútbol, jugaba y ganaba solo para hacer felices a sus amigos, él extrañaba hacer asados, en la cancha se aburría completamente.

Una noche de verano, después de un partido, un hombre se acercó a Federico y le dijo que el martes a la mañana fuera a la cancha de Boca, a probarse para el equipo de primera. Federico quedó anonadado, le dijo que no podía porque tenía que trabajar, pero Tony insistió y lo volvió a convencer:

–Fede, vos tenés un don. Imagináte: la fama, la fortuna, las minas, ¡las botineras! ¡¡Vas a cumplir el sueño del pibe!!!

El martes a la mañana Federico fue al Club Boca Juniors y sorprendió a todos, incluso jugó con el equipo mayor y era claramente el mejor jugador de la cancha, cada tiro era gol, cada pase era certero, cada gambeta era efectiva.

Firmó un contrato ese mismo día, se pasó las vacaciones entrenando, su debut sería en el torneo de verano, contra River Plate.

En Mar del Plata la Cancha estaba llena, en los últimos días la prensa deportiva no paraba de hablar de la revelación de Boca Juniors.

A los treinta minutos del segundo tiempo el director técnico le ordenó entrar a la cancha, él estaba ahí, la hinchada gritaba su nombre, había llegado su momento, jugó como nadie, corrió, gambeteó, la gente lo alababa, era su momento.

Faltando un minuto estaban cero a cero, tomó la pelota, sereno en su acción, gambeteando a todos se enfrentó al arquero y en un segundo el tiempo se detuvo. Federico pensó en lo que le había dicho su gran amigo Tony: "La fama, la fortuna, las minas, ¡las botineras!". Y se dio cuenta de una realidad fatal, a él no le interesaban ni la fama, ni la fortuna, ni las minas, mucho menos el fútbol, deporte que ya había empezado a odiar. No quería que la prensa hablase de él. Solo quería ser profesor, tener una vida tranquila y vivir en familia.

Cuando ese segundo eterno hubo pasado, miró al arco, el tiro era seguro, no podía fallar, eran sólo dos metros y el arquero estaba muy lejos para atajar, como en aquella noche de octubre, cuando metió su primer gol. Federico cerró los ojos y pateó.

Al abrirlos vio la pelota alejándose varios metros por arriba del travesaño, los abucheos eran la regla general, hasta le parecía oír las burlas de los comentaristas deportivos.

Al terminar el torneo de verano no había vuelto a entrar a la cancha y su contrato fue rescindido.

En Marzo volvió al profesorado y ahora está dando clases en algún colegio que se cae a pedazos, donde cada tanto algún alumno le pregunta si tiene algo que ver con aquel pibe que jugó una vez en Boca, sólo en esos momentos Federico recuerda que pudo haber cumplido el sueño del pibe, pero de otro pibe.

Sirxmotion 5/10/2008

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

viernes, 14 de noviembre de 2008

Revolución sin título

Una cálida noche de verano, toda la población del país miraba expectante el televisor o estaba pegada a la radio, las calles estaban desiertas, solo se oían los ladridos de los perros.
De un segundo a otro, todo cambió, lo peor había pasado, nadie, absolutamente nadie quería que esto pasara, la reacción fue inmediata.
En pocos segundos las calles de la ciudad estaban abarrotadas de millones de personas indignadas, protestando, con bombos unos, cacerolas otros.
La furia del pueblo era incontrolable, no importaba la clase social, el sexo o la edad, todos, repito, todos expresaban su malestar.
Enormes columnas de personas se acercaban a la plaza, venían desde los barrios más caros del norte y de la periferia más empobrecida, el pueblo estaba desatado, algunos querían justicia, otros las cabezas de los responsables,
Los disturbios no tardaron en comenzar, rompieron vidrieras, saquearon negocios, quemaron coches.
La multitud expresaba su ira y frustración, se oían gritos:
¡Esto no lo vamos a permitir!
¡Nos bancamos a los milicos, nos bancamos quedarnos sin trabajo, pero esto no!.
La tensión crecía a cada segundo y aumentó mucho más al llegar la policía, la orden venía directamente de la presidencia: había que reprimir.
Pero por una vez en la historia los uniformados rechazaron la orden y se sumaron a la protesta.
Mientras en la capital la violencia aumentaba, las noticias que llegaban del interior no eran alentadoras, las principales ciudades primero y los pequeños pueblos después se habían levantado, se hablaba de comisarías incendiadas, fábricas tomadas, el país estaba en llamas.
La propia casa de gobierno nacional peligraba, el ejecutivo dictó el estado de sitio, pero fue contraproducente, la multitud estaba enfurecida y unida contra un enemigo común, el orgullo de la nación había sido dañado cómo nunca, las coquetas señoras estaban codo a codo con los más pobres y postergado habitantes.
El caos se había apoderado del país, a la madrugada las voces no callaban, la violencia popular iba en aumento, las marejadas de personas iban de aquí para allá, los aeropuertos estaban cerrados, varios edificios públicos habían sido tomados, incluso el histórico cabildo, aquel en donde había nacido la república.
La revolución estaba en puerta, preso del terror el poder ejecutivo utilizó su último recurso y llamó al ejército, la represión fue rápida y brutal.
Poco después del mediodía del lunes, la ciudad estaba despejada, sólo se oían lamentos y sirenas y por las calles únicamente circulaban ambulancias, coches de bomberos y carros militares.
Los muertos se contaban por miles, esa fue la noche más sangrienta de la historia del país.
Con el tiempo volvió una relativa tranquilidad, pero los poderosos habían aprendido una valiosa lección: el pueblo tenía un límite, nunca más dejarían que pase algo así, nunca más la selección de futbol sería eliminada antes de llegar al mundial.



Sirxmotion casi terminado el 6-11-08

viernes, 7 de noviembre de 2008

San Martín el guerrero


Quienes me conocen saben mi admiración por San Martín, admiración compartida con mi buen amigo durkheim quien me pasó esta nota, publicada en el diario la nación con respecto a un nuevo libro sobre el libertador, La Logia de Cádiz (Planeta), de Jorge Fernández Díaz.
En el cual se muestra un costado diferente del padre de la patria, en el que muestra su lado heroico y guerrero, pero no voy a transcribir la nota, si quieren leerla hagan click aquí.
cuando lea el libro, haré un comentario, lo prometo, pero sean pacientes.
una nota aparte sobre la portada creada por el gran Guillermo Roux Publicada al costado del texto.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Princesas sobre ruedas

En enero de 2009 voy a ser tío y padrino, de ua hermosa niña, claro que en realidad padrino seré más adelante, de una niña, cumpliendo orgullosamente con un acuerdo pactado hace más de 15 años, cuando la idea de que uno de los dos integrantes sea padre era muy, muy lejana.
Debo decir que esa noticia además de llenarme de una felicidad me cambió el modo de ver muchas cosas.

Qué le importará esto a los lectores de este blog, pues supongo que a la mayoría nada, pero quería compartirlo no sólo porque es una de las noticias más felices que me llegaron en la vida, sino porque al provocar varios cambios en mí, sirve de introducción para lo siguiente.

Una tarde de semana en un colectivo que claramente sobrepasaba el numero máximo de pasajeros, el día laboral había terminado, el hastío del viaje, el insoportable calor, el humo, el ruido ensordecer del motor y las ganas de llegar a casa y dormir hacían el viaje insoportable, me preguntaba si el conductor de ese bondi era el mismísimo Caronte y nos levaba a través de un rió de asfalto hacia el lugar temido, bueno después de todo el infierno no podía ser muy distinto a ese lugar, caluroso, respirando humos tóxicos, ruidoso y repleto de gente.
el panorama era desolador, tristemente suburbano, una frenada feroz casi provoca una ola humana, ya no había esperanzas en ese cubículo de metal.
Hasta que casi de la nada, una princesa se asomó entre los condenados, ella con su vestido rosado y su tiara multicolor salvó a todas las almas sensibles que la veían, en su pequeña mano llevaba un cetro, seguramente cargado con un poco de magia.
Cómo si no se encontrara en ese lugar horrendo sino el el más lujoso de los palacios, la pequeña princesa, sonreía mostrando su dentadura incompleta, caminaba de la mano de su madre, que no tenía a los ojos de los condenados, aspecto de reina, pero algo me dijo que aquella princesita la veía como lo que realmente era, una reina distinguida entre sus pares de los países más remotos del mundo.
El demoniaco vehículo se detuvo, abrió su puerta trasera y la pequeña princesa nos abandonó, pero dejó en los hacinados condenados el mayor regalo, esperanza.

Una mañana soleada, que más que una mañana era la continuación de una noche que no quería terminar, un joven se sienta en un desvencijado vagón de tren, por su mente pasan flashes de lo acontecido en las ultimas horas, sonríe, pero el sueño está a punto de vencerlo, lucha con todas sus fuerzas para no dormirse, ya que pasarse de estación significaría un largo retraso para llegar a su casa, imploraba por una salvación, algo que lo mantenga despierto.
A la siguiente estación sus plegarias fueron escuchadas y una pequeña princesa, que no necesitaba vestido de gala, se posó ante sus ojos y sonrió, unos meses atrás el joven hubiese ignorado a la niña, pero todo había cambiado, la niña apenas sabia hablar, pero no paraba d hacerlo, la conversación duró unos quince minutos, durante ese tiempo la niña habló de sus primas, de un accidente automovilistico, la reparación de los andenes, los caballos y cuantas cosas pasaban por la ventanilla. Dos cosas sorprendieron al muchacho, cuando ella le preguntó si vivía en carpa,y cuando se maravilló con un caballo, de un momento a otro a ella no le interesó más la conversación y se fue a jugar con su padre.

lunes, 27 de octubre de 2008

Vidas rescatadas

Sé que este no es un blog periodístico, pero esta mañana leí un par de notas interesantes en diferentes diarios. La que más me impactó fue la nota de tapa de Página 12 cuyo título es "Vidas rescatadas". Esta desarrolla la trata de blancas; es verdaderamente desgarradora y me causó un gran impacto.

Para leer la nota en la edición digital del diario hacé click aquí.

Simplemente quería compartir esta noticia por el efecto que me causó.

Para denunciar o pedir ayuda, dejo los links que también figuran en el diario.

altoalatrata@yahoo.com.ar

www.altoalatratayesci.org.ar

Oficina de Acompañamiento y Rescate para las personas damnificadas por el delito de trata del Ministerio de Justicia: 5300-4014

Inadi: 0800-999-2345

Programa Las víctimas contra las violencias: 137

Fundación María de los Ángeles: (0381) 421-4255

sábado, 18 de octubre de 2008

Batu


Nada, sólo batu, de todas las tiras comicas q salen en los diarios en estos tiempos las que más me gusta.

La fuente de la imagen es el blog del autor http://tuteblog.blogspot.com/

a quien le pido disculpas por el robo, además recomiendo que entren, es genial

miércoles, 8 de octubre de 2008

Con ustedes Raquel Favarel

Hoy simplemente queria compartir con ustedes la hermosa voz de mi amiga la gran cantante argentina Raquel Favarel, esta vez interpretando Moon River.
espero que disfruten la cancion.




Para más info pueden entrar al space de Raquel

sábado, 4 de octubre de 2008

Flash y la Mujer Maravilla en Argentina


Tengo las pruebas: Melibea no es la única visita ilustre en Buenos Aires. Hace unos años Flash y Wondwer Woman (la Mujer Maravilla) se dieron una vuelta por estas tierras y se encontraron con paisajes y personajes criollos. La información la leí en la revista Lazer y por suerte conseguí las copias digitales de las revistas.

Los guiones son muy malos y con muchos errores, en realidad eso es algo esperable. Las calles de Buenos Aires están muy bien representadas porque el artista es argentino.

Como verán, la historieta está en inglés: Flash es llamado "gringo" y norteamericano por el villano local "Gualicho"; el grupo de héroes argentinos se llama "Super Malón".

Primero tenemos a Flash en la Plaza San Martín:



Acá tenemos al enemigo de un especial sobrevolando la Torre a los ingleses. En la misma plaza, Mazorquero, un Fantasma Rosista, Tiemblan los salvajes unitarios, ¡Viva la Santa federación!


También la Mujer Maravilla visitó La reina del Plata y no se perdió la histórica Plaza de Mayo como podemos ver (tengan en cuenta el cartel que dice "ni un paso atrás").



Y como soy un buen tipo les dejo un regalo: con hacer click aquí podrán bajarse las revistas. No tienen desperdicio: hay escenas como Flash corriendo por el campo pampeano y la Patagonia (con la cigüeña petrolera de fondo), pasando frente al Café Tortoni y en una pared está escrito "sumo" en honor a la mítica banda. El archivo está en formato.cbr, pero pueden abrirlo con winrar.

jueves, 2 de octubre de 2008

iphone vs



No tengo nada ni a favor ni en contra del iphone, pero estos chistes sacados del blog de cual es? me parecieron graciosos.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Maribel se Durmió

Maribel se durmió, triste como sus últimas noches.

A sus 4 años había perdido la sonrisa, ya ni se acordaba de lo que era ser feliz.

Ese día se había sentido muy sola, como los anteriores, sobre todo desde que Marian su hermana mayor ya no jugaba con ella, claro, Marian ya había cumplido los doce años y estaba en otra cosa.

Sus padres tampoco eran de mucha ayuda, pues pasaban el día entero trabajando y, cuando llegaban por fin a casa, no hacían más que pelear.

A la salida del jardín, Marian la pasaba a buscar, claro, se ya no se sentaba a dibujar con ella sino que Maribel dibujaba sola.

Siempre dibujaba: a la tarde se cruzaba al parque a dibujar, copiaba los pájaros y las flores, trazaba sobre el papel sus sentimientos y sueños.

Esa noche Maribel se durmió y en su sueño pasó algo que la cambió para siempre. Se encontraba en el parque oliendo las flores cuando de la nada apareció un niño, estaba parado con las manos en los bolsillos y la miraba en silencio.

Ella se le acercó y lo saludó, hablaron, rieron y jugaron hasta el llamado de Marian. Esa noche Marian recuperó la sonrisa.

A la siguiente noche Maribel se durmió, ésta vez no estaba triste sino ansiosa.

Se sentó en el parque a dibujar, pero el niño no llegaba, cuando ya empezaba a perder la esperanza, Beto llegó, esa noche ambos dibujaron juntos.

Se encontraron las noches siguientes, una tras otra jugaban, dibujaban y se contaban historias.

Una noche Maribel le dijo a Beto que ya no podrían seguir viéndose en sueños, ella ignoraba la razón pero en su corazón sabía que sería su última noche juntos, le dio su dirección (a Marian le había sorprendido que la niña se la pidiera) y le pidió que por favor le escribiera una carta.

Los días de espera fueron difíciles para Maribel, extrañaba a Beto, por momentos se sentía sola, pero en su alma sabía que él la acompañaba.

Una mañana Marian la despertó con gritos y risas, había llegado una carta de Beto. Maribel la abrió ansiosa y garabateó una respuesta en segundos. Marian le dio plata para pagar la estampilla.

Las tardes siguientes Maribel dibujaba feliz en el parque, todos sus dibujos eran para Beto y ya no eran tristes, los dibujaba juntos en los lugar que ella soñaba compartir con el pequeño.

Todos los días miraba al cielo, esperando ver a Beto llegar, simplemente se sentaba en la puerta o en el parque con su vasito de leche.

El tiempo pasaba y Beto no llegaba, la ansiedad de la espera aumentaba cada día.

Una tarde, mientras veía la puesta del sol, sentada en el parque, Maribel vio un pequeño punto que se acercaba, cuando pudo ver su forma notó que era un pequeño avión.

Ella sonrió y se emocionó hasta las lágrimas. Beto aterrizó, se sacó la bufanda y se la puse en el cuello a la niña, ambos subieron al avión y salieron a volar.

Sirxmotion 17-09-2008

Para la niña de los sueños

Esta es la otra cara de Beto y Maribel, por eso se repite la canción.





boomp3.com

domingo, 14 de septiembre de 2008

La jirafa


Las mejores medialunas del mundo, posta, la foto está sacada con un celular por eso no se ve bien.
¿Por qué posteo una foto de medialunas? pues, porque me place.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

seis cosas hay en la vida

Voy a aceptar el pedido de Melibea, aunque no soy muy fana de hacer estas cosas, pensaba hacerlo en forma de payada, pero mi cansancio y sobre todo mi nula capacidad para el verso me lo impiden. Así que será en prosa.

Un café bien cargado al levantarme, no importa en este caso si está bien hecho o no, pero es necesario para ser persona.

Un pucho después de comer, fundamental.

Antes del pucho una buena comida, preferentemente asado o pizza.

Un buen disco.

Una buena conversación, preferentemente acompañada de un disco, café, comida, puchos y unos tragos.

Un partidito de play, preferentemente acompañado de, una buena conversación, un disco, cafe, comida, puchos y unos tragos.

En realidad fue una elección al azar, pero me resultó al menos graciosa

viernes, 29 de agosto de 2008

Había una vez...

Refieren Los cronistas que recopilan cuentos absurdos que se encontraron este, titulado "Había una vez...", un día de lluvia torrencial, cuando la noche tapaba con su seda oscura, salpicada de escasas estrellas, la tierra mojada.

En realidad, ninguno de ellos asegura conocer la auténtica versión del relato, incluso, según fuentes escépticas, no existe una única forma para esta historia. Uno de los antólogos atestiguó, en una tarde bañada por el mal ron, que él poseía todos los capítulos de este cuento inconcluso. Sin embargo, famoso por sus verdades sesgadas, este compilador sufrió las burlas de su público de tercera fila.

Sea de cualquiera manera- a mí me resulta indiferente-, reproduzco una versión- parcial o absoluta- con el fin de que el lector prosiga la búsqueda del cáliz literario.

Había una vez un niño que, cuando despertaba por las mañanas, no era persona. Sus ojos se entreabrían en un dulce parpadeo bastante perezoso. Ciertamente, él pensaba, para qué levantarse otro día más, si no habría nada singular que protagonizar. De este modo, bostezaba, se daba la vuelta en la cama y continuaba durmiendo.

Un día- del que no tienen noticia concreta Los cronistas que recopilan cuentos absurdos,- el niño volvía a desperezarse. Se frotaba los ojos con los puños del pijama. Una y otra vez. Pero, en una de esas veces, se asustó: junto a él, en su camita, se hallaba una niña que observaba su despertar.

Ambos niños se miraron fijamente durante minutos. La escasa luz que entraba por las rendijas de la persiana les permitía captar con torpeza los rasgos del otro. Sin embargo, destacaban sus sonrisas, de blanca leche, y sus ojos, de sorpresa crecida.

A partir de aquella alborada, el niño se enfrentó gozoso al amanecer, junto a los susurros de la niña.

Los cronistas que recopilan cuentos absurdos discrepan en torno al colofón del relato. Unos confirman que la niña pertenecía a un sueño inacabado del varón. Otros, en cambio, otorgan al encuentro entre los infantes un carácter mágico. Los menos hablan de que estos, a su vez, fueron la fantasía onírica de un adulto, cansado del hastío vital. Y, finalmente, uno, bastante realista, dice que, simplemente, es un relato extravagante, como todos los que recoge su grupo de trabajo.

A ti

(Inspirado en el arte de Alejandro Dolina en sus Crónicas del Ángel Gris)

Melibea

martes, 26 de agosto de 2008

El Regreso

Mis Amigos, sepan disculpar mi incompleta presencia, pero este último mes, el mejor en lo que va de mi vida, lo dediqué a vivir nuevas e intensas aventuras que, seguramente, se verán reflejadas en este humilde espacio.

Les mando saludos y les dejo tres canciones que están relacionadas con ese gran río llamado Paraná, ya que en su ribera pasé momentos tan bellos.

boomp3.com

Boomp3.com

Boomp3.com


No es necesario decir a quién.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Hoy no le temo a la muerte



Saludos desde algún punto en el sur del mundo.

martes, 22 de julio de 2008

No hago otra cosa...

¿Cuándo algo se convierte en obsesión? La verdad es que no lo sé, como tampoco lo sabía Miguel, mientras miraba el río que parecía mar.

Últimamente, Miguel se pasaba las tarde en la ribera leyendo cartas. Las releía constantemente, una y otra vez, al punto que las sabía de memoria y eso que no se caracterizaba por ser memorioso. De hecho no recordaba cómo era la vida sin ella, hasta sospechaba que no había existido nunca la vida sin ella, que su vida había empezado aquella cálida tarde de diciembre en que la conoció. Sin embargo, jamás olvidaría cómo se había sorprendido al ver a una mujer tan bella en un lugar tan peligroso y alejado. Él había hecho ese viaje para encontrarle un sentido a su vida; ella para escapar de un mal amor. El encuentro fue fugaz pero alcanzó para obtener el número telefónico. De esta forma, los últimos meses los habían pasado juntos, aunque a miles de kilómetros de distancia, mas, al menos, tenían las cartas y, cuando el servicio estaba disponible, el contacto telefónico.

Desde ese diciembre Miguel sólo pensaba en una cosa: en ella. Le escribió los peores poemas, le compuso las peores canciones, sus obras eran horribles por falta de capacidad, pero le sobraba esmero.

Todas las tardes, al salir del trabajo, se sentaba en el mismo lugar, desde donde veía los barcos que llegaban al puerto, a leer sus cartas. Cuando una nueva llegaba, también ahí le escribía una respuesta.

Miguel ya casi no veía a sus amigos, prefería quedarse en su casa y pensar en ella, o escribirle algo, claro que sus amigos tampoco disfrutaban tanto de su compañía, ya que casi no hablaba de otra cosa que no fuera ella.

Esa tarde él miraba el río que conectaba con el océano. Mantecía su mirada fija en el noreste, con sus cartas en el bolso; pero esta vez no las leía, porque ahora las esquelas y los autores volverían a encontrarse, al fin, después de tanto tiempo.

X-motion 23-7-08

Sepan disculpar, lectores míos, los errores de esta publicación, pero fue escrita en el momento. No pienso corregirla, porque creo que no resistiría una relectura. En realidad, pensaba en la canción, pero, bueno, me salió esto. Perdón de nuevo.

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

lunes, 21 de julio de 2008

En Camino

Estamos en camino, no voy a venir con la grasada de la vida es un camino y esas cosas, pero en estos días estamos en camino, mejor dejemos que hable la canción. Perdón a quien lea esto y no entienda qué pasa.

La canción se llama, justamente, "En camino" y es de Soda Stereo.

La tarde esta cayendo
En tus ojos
Un auto en el vacío y la niebla
Otra vez

Un rumor debajo de la piel
Casi sin querer
Estamos en camino entre los espejismos
Deslizándonos hay sombra alrededor
Y vemos pasar montañas de piedra
Otra vez

Por favor no leas el cartel
Ni anuncios de ayer
No puedo esperarte hasta el fin del siglo
No

Quiero sentir tu cuerpo
Acercándose
Quiero encontrar un paraíso no volver

Un rumor debajo de la piel
Casi sin querer
Estamos en camino entre los espejismos

No me asustan los desvíos, los duendes
Solo quiero seguir acercándome
Acercándome
Puedo encontrar
Ese paraíso
Acercándome, acercándome

Por favor no leas el cartel
Casi sin querer
Estamos en camino hacia el fin del siglo

la letra es de lyricsdownload





En Camino - Soda Stereo

jueves, 17 de julio de 2008

No está mal la soledad

Hace unos días, encontré en la red la respuesta a uno de los más grandes misterios de la humanidad, bueno, tal vez estoy exagerando bastante, lo que encontré fue el nombre de una canción que pasaban al final del programa Cual es?, hace ya varios años, es la canción que escuchaba al salir del colegio y no sabía su nombre, así que, no sin nostalgia, publico esta canción con su letra para ustedes, a mí personalmente me gusta mucho, pertenece al grupo español "Los Limones" y se llama "No está mal la soledad":

Nunca termine de buena gana nada de lo que empece
Soy un vago y lo se
Cierto que una vez una mujer casi me hace enloquecer
Me conoció y se fue
Voy a donde llegan mis pies, piso el suelo desde el cielo y ya me ves
las cosas me van bien
Aun puedo soportar mi estupidez

Tengo algún amigo que no me ha fallado ni una sola vez
aunque yo si falle
No se que camino me ha tocado, no me gusta conocer
que haré dentro de un mes
Crecí siempre de cara al mar, respiro mejor entre la normalidad
que en una gran ciudad
Y a veces no esta mal la soledad (nainana, nanana)
No esta nada mal la soledad (nainana, nanana)
No esta nada mal la soledad

Prefiero una gran mentira antes que una pequeña verdad
puede ser mas real
Nunca me doy prisa por llegar a donde no quiero llegar
si no hay necesidad
Puedo perder la lucidez,
si el vino es bueno tengo ese extraño poder
de saber que después
nada volverá a ser como ayer (nainana, nanana)
nada volverá a ser como ayer (nanana, nanana)
nada volverá a ser como ayer (nanana, nanana)
nada volverá a ser como ayer



boomp3.com